Nuevas tecnologías podrían aplicarse activamente para reducir el impacto de COVID-19 y otras situaciones pandémicas. Estas tecnologías pueden ayudar a contener los efectos devastadores del brote de forma más rápida y eficiente.

El brote de COVID-19 ha creado una oleada de infecciones en todo el mundo.
Con una alta tasa de transmisión, el virus ha creado una gran preocupación sanitaria, especialmente para las personas que participan en su diagnóstico y pruebas.

La seguridad de los trabajadores sanitarios y de primera línea es de gran importancia durante cualquier situación de pandemia.

Introducción de Nuevas tecnologías para combatir Covid-19

El COVID-19 es un virus de ácido ribonucleico (ARN) monocatenario positivo, que es un tipo de coronavirus que daña el sistema respiratorio. Inicialmente, el brote se detectó en Wuhan, provincia de Hubei, China, en diciembre de 2019, con los principales síntomas de fiebre y tos seca [1].

La transmisión del virus se produce de persona a persona, lo que significa que las personas están en contacto muy estrecho o a través de las gotitas respiratorias que se forman en el momento en que un ser humano infectado tose o estornuda.

India es el segundo país más poblado, con más de 1.300 millones de habitantes, y se enfrenta a retos únicos para luchar contra el COVID-19. El primer caso en India se notificó el 30 de enero de 2020, con antecedentes de viajes a países como China, Italia e Irán. Como principal esfuerzo para aplanar la curva pandémica, el país ha anunciado un bloqueo nacional durante 21 días. La enorme densidad de población hace que el riesgo de propagación de la enfermedad sea alto, especialmente en las ciudades de segundo y tercer nivel.

Debido a la falta de profesionales médicos y de infraestructuras modernas, el país podría recurrir en mayor medida a soluciones tecnológicas para combatir la infección. En agosto de 2020, el estado actual de la infección en el país se muestra en la Figura 4.1 con más de 20 lakh de casos confirmados [3].

Figura 4.1 Estado de la infección en India, abril de 2020 [3].
Figura 4.1 Estado de la infección en India, abril de 2020 [3]. – Nuevas tecnologías
Dado que el patógeno es de la familia de los coronavirus [1], muchos países están aplicando las estrategias desarrolladas durante el brote de Coronavirus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS-CoV), como la protección del personal con equipos de protección personal (EPP) adecuados, la prevención de la transmisión del virus y la reingeniería del flujo de trabajo para minimizar el tiempo de exposición a las infecciones cruzadas.

Sin embargo, la elevada carga de trabajo con un número creciente de casos y la falta de EPP e instalaciones como salas de aislamiento con presión de aire negativa y buenos sistemas de ventilación pueden afectar negativamente a los trabajadores.

En el escenario indio, es evidente que seguir la desinfección a tiempo y mantener menos tiempo de contacto con los pacientes es muy crítico para reducir una catástrofe. La transmisión mundial del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2/COVID-19) ha desencadenado el uso de las tecnologías de forma eficaz para mitigar el efecto de la pandemia de COVID-19. Con el aumento de las tasas de mortalidad, la adopción de soluciones tecnológicas podría ser de gran interés en el país [4].

La figura 4.2 muestra las aplicaciones de las tecnologías en la gestión de la pandemia.
La figura 4.2 muestra las aplicaciones de las tecnologías en la gestión de la pandemia – Nuevas tecnologías

Intervenciones con nuevas tecnologías

En muchos países, la aplicación de nuevas tecnologías como la IA ha ayudado a la localización de contactos, al seguimiento y a la preparación para el COVID-19 con el fin de frenar la propagación de la enfermedad.

Las nuevas tecnologías como las redes sociales, los modelos de aprendizaje automático (ML) y los teléfonos móviles se utilizaron como herramientas eficaces para preparar mapas de migración, rastrear la ubicación y seguir los movimientos.

Los modelos de ML desarrollados se utilizaron para predecir la transmisión y permitir la vigilancia [5].

El aumento de la frecuencia cardíaca se captó mediante relojes inteligentes para identificar los brotes. También se utilizaron aplicaciones integradas en estos relojes inteligentes para recoger el pulso y el patrón de sueño, además de la temperatura, para controlar la enfermedad [6, 7].

Con las intervenciones de nuevas tecnologías en la atención sanitaria, se podría mantener una baja tasa de mortalidad. En este artículo exponemos las nuevas tecnologías eficaces que potencian los sistemas sanitarios y marcan la diferencia.

Nuevs tecnologías robóticas en COVID-19

La generalización de la pandemia podría suponer un cambio de paradigma sustancial con los robots sanitarios para minimizar los riesgos de infección humana. Aunque algunos países ya están explorando la aplicación de los robots en la asistencia sanitaria, ésta es limitada.

El personal médico y otros trabajadores sanitarios son los más vulnerables debido a la proximidad con los pacientes infectados. El examen físico sigue siendo un reto en muchos lugares y los kits de EPI son engorrosos.

Los brazos robóticos pueden equiparse con micrófonos, cámaras y estetoscopio y utilizarse en algunos lugares. Ayudan a adquirir información vital de los pacientes que se encuentran en zonas aisladas, evitando el contacto directo con los profesionales médicos y reduciendo el riesgo de infección. La tecnología de navegación robótica podría utilizarse en aplicaciones relacionadas con la logística para la entrega de alimentos y el transporte de medicamentos.

Como los robots no pueden infectarse, el uso de un robot para la recogida de muestras clínicas no sólo podría acelerar el proceso, sino también reducir el riesgo de exposición.

Robots como RoboDoc, Mitra, Prithvi y NIGA-BOT están diseñados para reducir el riesgo de que los médicos contraigan el patógeno [8-10]. Ayudan a monitorizar a distancia a los pacientes y a escanear la temperatura y otras constantes vitales.

Esto ayuda a reducir el riesgo de infección por contacto. El robot humanoide ELF probado en el AIIMS de Delhi, uno de los principales institutos del país, medía 92 cm de altura y podía desplazarse de forma autónoma a 2,9 km/h, interactuar con los pacientes a distancia y reducir los riesgos de infección.

En la figura 4.3 se muestran los robots utilizados para estos fines. Permite la interacción del paciente con los médicos e incluso con sus familiares de vez en cuando mediante una pantalla de 10,1″. Lleva incorporados más de 60 sensores y tiene capacidad de autocarga.

(a) Humanoide ELF utilizado por AIIMS Delhi.
(a) Humanoide ELF utilizado por AIIMS Delhi.
(b) CO-BOT desarrollado por ITI Cuttak.
(b) CO-BOT desarrollado por ITI Cuttak.

Figuras 4.3 Robots desarrollados para asistir al personal sanitario.

Otro robot humanoide, el CO-BOT del ITI Cuttack, también garantiza la protección del personal sanitario. Tiene una estructura similar a la de una mano y puede desplazarse por el hospital transportando suministros esenciales de hasta 20 kg.

Asimismo, los requisitos para reducir la transmisión de virus a través de la superficie de contacto en los hospitales han llevado al desarrollo de robots de esterilización que emiten rayos UV. Robots como Milagrow iMap 9 e Invento C-Astra se utilizan para desinfectar el suelo de las salas de los hospitales. Debido a la elevada tasa de infecciones, esta tecnología se está extendiendo poco a poco a varios hospitales del país.

La mayoría de los robots de saneamiento cuentan con la función de movimiento autónomo habilitada a través de la tecnología LIDAR (Light Detection and Ranging) y SLAM (Simultaneous Localization and Mapping). Además, pueden realizar la limpieza de zonas de forma secuencial y el bloqueo virtual de objetos. La irradiación a través de UVC y, a veces, incluso la solución de clorhidrato de sodio son las características que ofrecen estos robots de saneamiento.

Otro campo importante en el que se utilizan los robots es el de la concienciación de la población sobre la propagación del virus. Los robots humanoides de Asimov se utilizaron para informar a la gente sobre las medidas preventivas y la importancia del distanciamiento social y también para distribuir desinfectantes y mascarillas [11].

Al igual que los sistemas basados en escáneres térmicos que se utilizan para controlar la temperatura de varias personas en espacios públicos, los robots móviles pueden utilizarse para comprobar la temperatura de los pacientes internos y externos. Los robots están equipados con escáneres térmicos (o pistolas de temperatura) y garantizan un contacto mínimo con las personas.

Sistemas de vigilancia inteligentes

Para frenar la propagación del virus utilizando nuevas tecnologías, una de las prácticas importantes adoptadas por las oficinas y otros establecimientos es hacer del escaneo térmico un procedimiento obligatorio para entrar y salir.

Las cámaras térmicas utilizadas para detectar la alta temperatura corporal se dividen en módulo de termografía y módulo de vigilancia. La exploración térmica utiliza el principio de la radiación del cuerpo.

El aumento de la temperatura del cuerpo aumenta la cantidad de radiación emitida por un objeto. Por lo tanto, con la termografía se pueden ver las variaciones de temperatura. Combinados con cámaras visuales, los sistemas de termografía se utilizan ampliamente en aeropuertos, zonas públicas, hospitales y otros establecimientos para la vigilancia y el control de la fiebre.

En las entradas de los establecimientos e instituciones se instalan escáneres térmicos infrarrojos inteligentes que indican si la persona tiene una temperatura corporal elevada, un síntoma de COVID-19, como se muestra en la figura 4.4.

Impactos: 3

Calificar